Viernes
24/11/2017

INDICADORES


Destacan avances y perspectivas para el desarrollo del trigo soft en Chile
Cabe indicar que durante el 2011 Chile importó 625 mil 441 toneladas de trigo, de las cuales 416 mil 539 provinieron desde Estados Unidos (Mundo Agropecuario).
14/11/2017


694 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Destacan avances y perspectivas para el desarrollo del trigo soft en Chile

Un centenar de personas se reunieron esta mañana en el seminario internacional sobre “Avances y Perspectivas para el desarrollo del trigo soft en Chile”, iniciativa ejecutada por INIA Carillanca en el contexto del proyecto desarrollo de prototipos de trigo tipo soft para la industria de galletas de exportación, que fue cofinanciada por Corfo y el apoyo de Nestlé. El evento permitió analizar características, usos, perspectivas y mercado de este trigo.

Cabe indicar que durante el 2011 Chile importó 625 mil 441 toneladas de trigo, de las cuales 416 mil 539 provinieron desde Estados Unidos. La mitad de los envíos de ese país (199 mil 113 toneladas) correspondieron exclusivamente a trigos “soft”. Este tipo de trigo es utilizado por la molinería en la producción de harinas para galletas y bizcochos. El valor de estas importaciones se situó en US$ 63.744.531.

En el año 2012, Nestlé Chile, principal demandante de harinas “soft” para galletas del país con un 44% del mercado hizo público un cambio en su política de abastecimiento hacia el reemplazo de materias primas importadas por equivalentes locales en todas sus líneas de producción, fundamentado en razones de sustentabilidad y reducción del impacto ambiental de sus procesos industriales. Este cambio relevante para el mercado nacional significa que, en el mediano plazo, tan solo las necesidades de esta compañía requerirán de un suministro local equivalente a 10 mil 500 hectáreas de trigo soft, representando ingresos potenciales adicionales para el agro de unos US$ 25.000.000 anuales.

A esto se suma que, la zona triguera del centro sur y sur del país cuenta con ventajas comparativas compatibles con la producción de trigos “soft”, dadas principalmente por condiciones agroecológicas que favorecen altos rendimientos y contenidos relativamente bajos de proteína en grano, del orden del 10%, que es una de las características industriales deseadas en esta clase de trigo. Adicionalmente, los ambientes de producción locales se asocian a una virtual ausencia de micotoxinas que, junto con la posibilidad de trazar los procesos de producción, permitirán garantizar altos niveles de inocuidad alimentaria respecto de las importaciones.

Considerando que INIA tiene una larga tradición de colaboración con la empresa privada, es que nace el proyecto trigo soft que fue co-financiado por Corfo, con el apoyo de la empresa Nestlé.

“Esto se transforma en una nueva alternativa. En el caso de cultivos anuales, existen convenios para el desarrollo de variedades de trigo candeal con Lucchetti, de avena con El Globo y de lupino con la Cooperativa Boroa, entre otros. Todos ellos reportan enormes beneficios para la agricultura, porque las semillas de las variedades son el insumo fundamental que permite generar producciones de alto rendimiento y calidad. En tal sentido, INIA está y estará siempre abierto y comprometido con las nuevas tendencias en alimentación, especialmente aquellas que significan aprovechar el conocimiento y las habilidades de nuestros agricultores, las condiciones que ofrecen nuestros ambientes de producción y las oportunidades o necesidades que plantea el mercado y las propias industrias”, dijo Javier Zúñiga, especialista de INIA Carillanca y director del proyecto.

El proyecto ejecutado busca contribuir al desarrollo de esta clase de grano para convertirlo en una alternativa de negocios para la agricultura y la agroindustria nacional. El trigo soft es el insumo principal en la elaboración de galletas, y la inmensa mayoría del trigo producido en Chile, no tiene las cualidades agronómicas ni de calidad requeridas por los agricultores y la industria.

“El proyecto Trigo Soft, cofinanciado por Corfo y Nestlé Chile, constituye el primer paso en lo que esperamos sea una alianza colaborativa a largo plazo, para desarrollar el trigo soft en Chile, siendo esto el reflejo de la voluntad y vocación de INIA por beneficiar de manera tangible a vastos sectores de nuestra agricultura. Los logros de esta primera etapa del proyecto constituyen un importante primer hito en dicho camino. Se logró caracterizar 380 entradas de germoplasma, que será la base de futuras variedades. Esto se logró incorporando tecnologías de selección molecular, y que es solo otro ejemplo de cómo INIA incorpora de manera activa y regular el conocimiento avanzado en sus estrategias de trabajo”, dijo Ivette Seguel, Directora Regional de INIA Carillanca.

El logro más significativo fue generar 2 líneas avanzadas con excelentes características agronómicas y de calidad industrial, que serán la base para la próxima inscripción de variedades y el escalamiento comercial. No menos importante fue la validación de alternativas de fertilización nitrogenada que maximizan el rendimiento y minimicen la acumulación excesiva de proteína en el grano, lo que tiene un impacto negativo en la calidad industrial del trigo soft.

Además, el proyecto realizó un estudio para identificar los factores críticos que se deben seguir abordando, de manera que se pueda trazar el camino más efectivo para convertir a Chile en un proveedor confiable de trigo soft para la industria nacional.

Estos temas fueron analizados hoy en el seminario, con las exposiciones de connotados panelistas: Roberto Peña Bautista, consultor internacional de CYMMIT con su tema “Trigo blando (Soft): definición, características de calidad y usos en alimentación”; Carolina Buzzetti Horta, de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura (Odepa), con su tema “El desarrollo del sector triguero visto desde el sector público. ¿Qué oportunidades y desafíos ofrece el trigo para la agricultura nacional?”, “Necesidades de la industria usuaria de trigo soft, incentivo a un modelo de integración” a cargo de las profesionales Denisse Sepúlveda y Sandra Vas de la empresa Nestlé; Javier Zúñiga, director del proyecto con su exposición “INIA y el desarrollo del trigo soft” y Trigo soft en Chile: conociendo los requerimientos a lo largo de la cadena de suministro”, a cargo de la Paulina Gross, de Euromonitor Internacional.