Lunes
23/04/2018

INDICADORES


Lupino para alimentación humana: la apuesta de la industria
La actividad forma parte del proyecto que busca “Promover la resiliencia de los sistemas productivos para disminuir la vulnerabilidad de pequeños productores a través de cultivos del género Lupinus” (Mundo Agropecuario).
11/04/2018


888 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Lupino para alimentación humana: la apuesta de la industria

Exponer antecedentes de la variedad Alboroto-INIA, experiencias de productores en la Región del Biobío y la proyección comercial de la empresa SOPRODI para este cultivo, cuyo grano rico en proteínas se destina a la alimentación animal y humana, fueron los grandes objetivos de la charla técnica convocada hace algunos días en la comuna de Los Ángeles por INIA Carillanca y SOPRODI. La actividad también formó parte del proyecto que busca “Promover la resiliencia de los sistemas productivos para disminuir la vulnerabilidad de pequeños productores a través de la valorización de cultivos postergados del género Lupinus”, ejecutado por INIA Carillanca con el apoyo financiero de FONTAGRO.

Para Víctor Hernández, Gerente de la planta Soprodi en Los Ángeles, el lupino dulce hoy es una alternativa productiva interesante porque la demanda de ingredientes proteicos vegetales para consumo animal por parte de aves, cerdos, vacunos de engorda y de lechería, está cobrando similar relevancia a la demanda de los salmones. “Pese al menor precio del dólar, la brusca alza del precio de la harina de soya importada pone al lupino en un mejor escenario y el lupino blanco es sin duda la mejor opción para producir proteína en el sur del país”, comenta.

Destaca el acercamiento con INIA Carillanca con el objetivo de buscar un cultivo que apoye la rotación de cultivos de los agricultores en la zona del Biobío. “En el lupino vimos un producto que no solo nos  podía apoyar en esto, sino también un cultivo que era factible de  proteger frente a los cambios internacionales. En lo particular, Argentina bajó los aranceles de maíz a cero y con eso dejó muy baratos a otros cultivos extensivos, dejando a los agricultores sacando cálculos para poder producir. El lupino fue todo lo contrario, porque la última experiencia nos permitió corroborar que descascarado se obtiene holgadamente más del 40% de proteína, con un extracto etéreo sobre el 8% y con una cascarilla que también tiene un gran mercado, igual que la harinilla”, explica Hernández.

¿Qué significa esto?. Que el lupino es un producto que puede competir con la soya, la cual en Argentina paga un 27% de arancel, y que cada día va en aumento. “Además, existe una barrera logística, de distancia, para que la harina de soya llegue a los productores e industriales chilenos, ya sea salmoneros, avicultores, productores porcinos, lecheros o engorderos, quienes tienen un costo mínimo de transporte de 100 dólares, lo que encarece el bolsillo y por lo mismo protege al lupino”, indica Hernández.

Aclara que en cultivos como avena se pagó menos de $100, trigo $130 y menos, en el maíz se llegará a $115, mientras que el lupino se está pagando a $180. “Además de las enormes ventajas que entrega el lupino en la tierra que permite mejorar otros cultivos, hoy no nos motiva llevarlo a un mercado donde se venda como un commodity. Por eso estamos buscando un mercado para el lupino que vaya al nicho que merece como harinas para celiacos o diabéticos, es decir alimentación humana, para quienes buscan lo saludable, que es donde creemos que este producto no bajará de precio. Tenemos la esperanza de exportar y llevar a China mezclado con otras harinas, donde podremos sacar realmente el mito que dice que el lupino solo se produce en La Araucanía. Como empresa hemos mostrado que Alboroto INIA puede sembrarse en el Biobío, desde Mulchén al norte hasta Chillán por lo sectores de cordillera y costa, con y sin riego y con rendimientos mejores que La Araucanía”.

Actualmente SOPRODI está comprando lupino y promoviendo la siembra de la variedad Alboroto INIA. “Nosotros mecanizamos, hacemos el grit, haremos harina y exportaremos para sacar el mejor precio y pagar a nuestros productores por calidad, quienes en definitiva generan el grano. Don Jorge Parra es la persona encargada de contratos de siembra y compra de lupino”, puntualiza Hernández.

Alboroto INIA

Según el fitomejorador y creador de la variedad Alboroto INIA, Dr. Mario Mera, para encantar a los agricultores es necesario contar con variedades de lupino precoces, de alta productividad, buen tenor proteico y facilidad de cosecha, características en las que destaca la variedad Alboroto INIA generada por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias.

Además, la visión expuesta por la empresa privada con este cultivo y los resultados obtenidos por los agricultores confirman que el lupino blanco es la mejor opción de cultivo proteaginoso en Chile. Por ahora, el lupino amarillo dista de ser una opción comercialmente viable porque su mayor contenido de proteína no compensa su bajo rendimiento, y el lupino australiano, aunque permite buenos rendimientos, tiene un contenido proteico relativamente bajo.