Sábado
26/05/2018

INDICADORES


Validan innovaciones tecnológicas para generar forraje en las comunidades del Alto Biobío
Las experiencias de incorporación de conocimientos y tecnologías se realizan en 90 parcelas demostrativas de comunidades de pueblos originarios en las regiones de Biobío, La Araucanía y Los Ríos (Mundo Agropecuario).
30/01/2018


1581 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Validan innovaciones tecnológicas para generar forraje en las comunidades del Alto Biobío

Equipos profesionales de Indap e INIA se reunieron con representantes pehuenche de Ralco Lepoy y El Barco, del Alto Biobío, para evaluar el desarrollo de variedades forrajeras y la incorporación de maquinaria y riego en parcelas demostrativas establecidas en dichas comunidades.

La iniciativa obedece a un convenio entre ambos servicios del agro que tiene, entre otros objetivos, capacitar a los extensionistas del Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI) para mejorar la calidad de las asesorías a los agricultores.

César Rodríguez, jefe de la División Fomento de Indap, dijo que esta iniciativa es el resultado de una petición que efectuaron los pueblos originarios durante los talleres participativos desarrollados por la institución en 2016. “Su finalidad es fomentar la innovación en los sistemas de producción. La metodología utilizada posibilita la incorporación de nuevos conocimientos en los territorios y, al mismo tiempo, rescata los saberes locales. Esto es lo que se ajusta, se ordena, a través de unidades de validación, que son predios de agricultores en donde se realizan experiencias para atacar ciertos problemas o generar oportunidades tecnológicas”.

Rodríguez dio a conocer que las experiencias de incorporación de conocimientos y tecnologías se realizan en 90 parcelas demostrativas de comunidades de pueblos originarios en las regiones de Biobío, La Araucanía y Los Ríos.

Marcelo Zolezzi, coordinador nacional de Transferencia Tecnológica y Extensión de INIA, resaltó las capacitaciones que realizan sus profesionales con los extensionistas de los PDTI y el trabajo directo con las comunidades. “La característica es que se ha constituido un grupo mancomunado entre extensionistas de los programas de Indap y especialistas del INIA, más los agricultores involucrados. Se trata de validar la tecnología que estamos generando en los diversos centros de investigación en los campos de los agricultores”.

Añadió que se han identificado rubros y problemas de producción, “ante lo cual nosotros traemos la solución tecnológica para que ellos la validen y veamos qué aspectos hay que mejorar para que puedan gestionarla y administrarla de buena manera. Lo esencial aquí en Alto Biobío es generar alimento para los animales, buscar una adecuada suplementación del recurso forrajero. Para ello hemos probado nuevas especies para ver su adaptación y fundamentalmente la aceptación por parte de los agricultores”.

El director de Indap Biobío, Andrés Castillo, expresó que este programa busca que los agricultores “puedan conocer algunas variedades forrajeras que se están desarrollando y ver cómo se comportan en estos suelos, para así poder sustentar la ganadería del pueblo pehuenche. Con el cambio climático, esta actividad tradicional necesita introducir nuevas variedades, y también estamos incorporando riego y mejores resistencias a la sequía”.

Castillo afirmó que “la búsqueda de estas soluciones fue establecida colectivamente y es una buena forma de aprendizaje: aprender haciendo, manejar semillas que no conocían, y poder familiarizarse con ellas. Este trabajo consiste no solo en aprender una tecnología o un paquete tecnológico muy sofisticado, sino que recoger las prácticas ancestrales, respetando los cultivos sin agroquímicos, que son parte de la cultura de estos agricultores pehuenche”.