Lunes
23/04/2018

INDICADORES


INIA desarrolla iniciativa que utiliza hongos endófitos nativos para controlar plagas y enfermedades en hortalizas
Su cultivo intensivo ha generado, asimismo, un gran crecimiento de plagas y enfermedades que se tornan cada vez más difíciles de controlar (Mundo Agropecuario).
10/04/2018


795 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



INIA desarrolla iniciativa que utiliza hongos endófitos nativos para controlar plagas y enfermedades en hortalizas

Proyecto de investigación y transferencia es financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) de la Región del Maule con la participación de las empresas I+D Agroecología Ltda. y Nutrifert, el Prodesal de la Municipalidad de Maule y la ejecución del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA Quilamapu) de Chillán.

No cabe ninguna duda que el sector hortícola tiene una gran importancia para el país. Según datos arrojados por el Censo Agropecuario de 2007, existen unas 34 mil explotaciones hortícolas en Chile, de las cuales el 65% corresponde a superficies inferiores a las 5 hectáreas y en manos de pequeños productores.

La región del Maule encuentra en el sector silvoagropecuario a su principal actividad económica, destinándose 9.042 hectáreas a la producción de hortalizas (14% de la superficie nacional) y teniendo al choclo, tomate y lechuga entre las más destacadas.

Esto mismo ha estimulado el uso de productos de síntesis química los que, en altas dosis, son de elevada toxicidad. A modo de ejemplo, en la producción de tomates bajo plástico (invernadero) se deben realizar más de 15 aplicaciones de pesticidas por temporada con la correspondiente cuota de pesticidas en cada tomate.

Hongos endófitos

En este contexto, y con la finalidad de generar alternativas limpias para el control de plagas y enfermedades, investigadores de INIA Quilamapu estudian la presencia de hongos microscópicos nativos en las plantas, denominados hongos endófitos, que pasan la mayor parte de su vida en los tejidos de la planta hospedera, proporcionándole grandes beneficios.

Inserto en el área del control biológico, este innovador proyecto que lidera la investigadora de INIA Lorena Barra, ha permitido demostrar que los hongos endófitos colonizan internamente la planta, estimulando su crecimiento, además de hacerlas más resistentes al ataque de plagas y enfermedades.

Al respecto, la ingeniero agrónomo señaló que existen varios hongos reportados como endófitos, entre los que destacan los géneros Beauveria, Metarhizium, Trichodermas, Clonostachys y Paecilomyces todo los cuales tienen un enorme potencial para el control de plagas y enfermedades agrícolas.

La investigadora agregó que las posibilidades de contar con nuevas cepas de hongos endófitos que actúen en beneficio de las plantas son certeras, ya que “en el Banco de Recursos Genéticos Microbianos de INIA Quilamapu disponemos de una colección de más de mil cepas de hongos Beauveria y Metarhizium nativos de Chile, todos ellos con potenciales características para proteger plantas”.

Lorena Barra explicó que, de estas mil cepas de hongos, 140 ya han sido evaluadas en su capacidad de colonizar endófitamente plantas de tomate. “Estos resultados fueron muy promisorios, ya que del total de plantas se alcanzó un 73% de colonización endófita, lo que significa que 102 hongos estudiados fueron capaces de ingresar a plantas de tomate”. La investigadora añadió que paralelamente se han realizado pruebas de antagonismo, con la finalidad de confrontar a endófitos y enfermedades y evaluar, así, si son capaces de controlarlas.

Productores de hortalizas serán los más beneficiados

Además del trabajo científico, este proyecto tiene por finalidad transferir a los pequeños productores de la región del Maule, una estrategia para el manejo de plagas y enfermedades de hortalizas, usando estos hongos endófitos nativos.

La iniciativa beneficia directamente a 360 pequeños productores pertenecientes al Prodesal de la comuna de Maule, e indirectamente a todos los horticultores, convencionales y orgánicos, de las provincias de Curicó, Talca y Linares.

Lorena Barra recalcó que en los próximos 24 meses se espera obtener a lo menos dos productos en base a endófitos, uno de los cuales será licenciado para su comercialización, en tanto que otros quedarán a disposición de los agricultores para que sean masificados en sistemas artesanales.

Cabe hacer notar que esta iniciativa se enmarca en el esfuerzo que realiza INIA por desarrollar tecnologías más sustentables para reducir el uso de pesticidas en la agricultura nacional. Este proyecto cuenta con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) Región del Maule y la participación de las empresas I+D Agroecología Ltda. y Nutrifert, y el Programa de Desarrollo de Acción Local (Prodesal) de la Municipalidad de Maule.